¿Cómo saber si un sello es falso?

saber si un sello es falso

Los sellos postales son – y probablemente – siempre serán uno de los objetos más coleccionables de la historia humana. Anualmente, coleccionistas pagan sumas exorbitantes por rarezas escondidas de algunas décadas, especialmente aquellos que fueron ediciones limitadas.

Nadie puede negar el atractivo de estos pequeños amigos y casi nadie puede negarse alguna vez en su vida a tener un pequeño grupo de ellos. Si este es tu caso, queremos brindarte las herramientas para cómo saber si un sello es falso y tus inversiones tomen en un futuro no muy lejano una verdadera revalorización que puedas aprovechar ¡Te lo facilitamos!

saber si un sello es falso

Tabla de Contenidos

Historia de los sellos

El servicio postal tiene una tradición que trasciende décadas y se remonta a los imperios romanos, sirios y persa; Pero, al pasar por otros imperios y nacionalidades que contribuyeron a su avance, se dice que finalmente la idea del sello surge en París a mediados 1650 y realmente fueron muchos quienes se disputaban el título de precursores de este.

Sin embargo, en el caso de Londres, lo más resaltante de esta época es que viene a ser una de las ciudades que catapulta la idea dentro de sus límites, debido a que para efectos de recibir un paquete era el receptor quién cancelaba la suma del envío, no el emisor.

Esto cambió al crearse la primera compañía de envíos medianos y pequeños por una cifra de un (1) peñique, el cofundador de esta corporación colocaba un sello húmedo sobre los paquetes para certificar la cancelación previa del servicio, dando entonces el origen al uso, aunque ciertamente cada país utilizaba esta idea y por ello se debaten la corona de ser los precursores.

Pero un inglés llega con la reforma del correo postal en 1837 de su ciudad, dónde nace la idea de que los envíos sean cobrados por peso y no distancia, en esa misma reforma aparece que el sello sea un pequeño pedazo de papel con pegamento y no sobre el lienzo del documento. Dando inicio al sistema.

Diversidad del sello

El primer sello de la historia tal como les conocemos se le llama Penny Black, nacido en el Reino Unido el 01 de mayo de 1840 con una validez de siete días, dando nacimiento al segundo el día 08 del mismo mes, llamado Two Pence, ambos con la imagen de la Reina Victoria. Tener uno de estos es literalmente, una herencia billonaria.

Los sellos reliquias

La filatelia o necesidad de coleccionar sellos postales no es un juego, de hecho, es una industria multimillonaria que cada día va adquiriendo mayor valor. Su historia, así como la extinción de correo de cartas gracias a los teléfonos inteligentes, hacen que estos artículos sean cada vez más inaccesibles y altamente costosos. Te mostramos algunos que debes conocer si deseas cómo saber si un sello es falso, presta mucha atención.

Jenny Invertido

Es una de las más cotizadas del mercado, se caracteriza por tener un al avión Curtis J.L 4 en posición invertida, y es en el fondo el error más emblemático de este rubro. Así es, nació por accidente de impresión lo que en total deben existir poco menos de una docena en todo el mundo.

Pocos años después su poder para coleccionistas lo llevó de un costo de 24 centavos de dólar originalmente por individual, vendiéndose un cuarteto de estás estampilla en más de 1.00.000,00 de dólares. ¡Vaya revalorización!

Z Grill

Increíblemente hoy día sólo existen 2 ejemplares en el mundo, resguardados en la Biblioteca Pública de NY y la otra entre las reliquias de Bill Gross. Co fundador de PIMCO.

Impresa en 1968 posee el busto de Benjamín Franklin y su valor coleccionable nace del tipo de plancha utilizada (seca) para su elaboración efecto que se descontinuó. Se le da un valor aproximado por pieza de más de 3.000.000,00 millones de dólares.

Magenta de un peñique de Guayana Británica

Este sello lleva muy poco tiempo de haberse catapultado a la cima, mediados de año 2014. Es ahora la estampilla más cara de la historia, este trocito de papel color magenta en una subasta realizada en NY llegó a venderse por una inmensurable cifra de $9.000.000,00.

La excentricidad de este precio se debe a que es el único ejemplar del mundo de una serie completa emitida en 1986, por la que era entonces La Colonia Británica. Curiosamente estaba en un hogar y fue un niño de 9 años quién logró conseguir esta reliquia entre los documentos almacenados. Lógicamente, tuvo un final feliz para esta familia.

Métodos para saber si un sello es falso

El precio de estos sellos depende en gran medida del estado de ellos. No obstante, algunos coleccionistas o falsificadores que tienen experiencia del área acuden a trucos para engañar hasta los más profesionales de la filatelia. Sí aprender cómo saber si un sello es falso te beneficiaria en este negocio, mira nada más los siguientes consejos y ponlos a práctica.

Re – engomado

El principal truco de falsificación. Como sabemos el valor de un objeto coleccionable es más alto mientras más cerca estuvo de la caja, es decir, no tuvo uso. Para ello los falsificadores utilizan la técnica de engomado para aparentar que es una pieza jamás ha sido utilizada.

La trampa de este método puede descubrirse fácilmente, exponiendo su dorso a la luz. En primer lugar, el volver a engomar implica que el material podría quedar goma irregular en áreas, pero apenas perceptibles. Tenga a la mano un sello original con el puesto a prueba y podrá visualizar claramente sus diferencias.

Dentado de Seguridad

A comienzos de 1990 se da inicio a esta práctica para conservar la autenticidad de los sellos. En primer lugar, el dentado es tipo oval lo que nos da el indicativo inicial y en segunda instancia no se hace simétrico, sino consecutivo.

¿No lo puedes diferenciar? Básicamente, de un lado mientras la punta es hacia afuera en ese del otro lado debería haber un surco al mismo nivel. De esta forma, se va realizando el patrón alrededor de todo el borde que conocemos.

Marca de Agua

La filigrana cómo también se le conoce, es otro de los métodos para diferenciar un timbre postal falso de uno original. Es notable mayormente al dorso del sello, en algunas ocasiones fácilmente y en otras se hará necesario el uso de productos químicos, como la bencina de un encendedor.

Basta con tomar un envase y sumergir el sello este con la ayuda de unas pinzas. Es muy recomendable no pedirlo en tiendas por este nombre sino cómo fluido para encendedores, ya que tienden a confundirle con gasolina o derivados quemando el valioso objeto.

El mundo de la filatelia es muy competitivo. Les recordamos que es uno de los negocios con mayor movimiento e ingresos neto y cada día los especialistas en esta área tienen mejores herramientas para hacer que nuevos emprendedores caigan en sus trampas, al comprender lo que buscan en ellos.

Ahora que tienes las herramientas, no olvides poner en práctica para que en la siguiente oportunidad descubras cómo saber si un sello es falso por tus propios méritos. ¡A coleccionar!

ARTÍCULOS DE INTERÉS
Ir arriba