Cómo saber si una piedra turquesa es original o falso

piedra turquesa original

Dentro de la larga lista de minerales existen diversas piedras naturales que han venido a ser amuletos y objetos coleccionables cómo joyas para algunos viajeros, entre ellos se encuentra la piedra turquesa, también considerada la gema de la alegría por su hermosa y vibrante tonalidad.

Se considera uno de los aerolitos más apreciados y de poca frecuencia, lo que hace que su valor aumente y con ello los imitadores. Por ello, te facilitamos un breve boletín para demostrarte las propiedades y formas de cómo saber si una piedra turquesa es original y no ser blanco de timadores ¡Lee a detalle!

piedra turquesa es original

Tabla de Contenidos

Origen y Catapulta al mercado

De la familia de los fosfatos, la piedra turquesa deriva su nombre no de su color, el cual depende en totalidad de la presencia de Cobre en ella, sino de una mala traducción del francés al español. En algunos registros se halla la mención sobre su procedencia data de Turquía, por tanto, su seudónimo emana de esta conversión de lenguas.

También se hallan registros de minas de cobre en Irán (antigua Persia), Sinaí, en el Himalaya, China, entre otros. La roca turquesa es muy estimada desde la antigüedad en diversos pueblos y culturas dónde inicialmente se encontraban esporádicamente pequeños rastros de ella.

Originalmente, no se consideraba una joya lujosa o costosa, al contrario, su uso era potencialmente ornamental. Pero fue precisamente su singular color la que la catapultó a ser una de las piedras preciosas más apreciadas del mundo entero, lo que ha conllevado a que se creen innumerables falsificaciones para captar al mejor postor.

Propiedades

La piedra turquesa es extremadamente frágil en su versión más original, tanto cómo lo puede llegar a ser un cristal esta es la primera prueba de su autenticidad. Otra de sus versiones es la pulida y la gema porosa que es un poco más estable a la anterior y muy parecida a una esponja desde cerca o un coral de mar.

Una de las particularidades de la piedra turquesa es que está dentro de sus zonas voluptuosas no presenta un brillo satinado, sino más opaco cómo si este estuviera recubierto de cera, un rasgo muy extraño al ser mayormente descubierta en áreas desérticas – aunque no todas con la misma calidad – pero que definitivamente no puede ser plagiado.

Valoración de mercado

El costo de unidad está intrínsecamente ligado a las variables bajo las cuales se hizo extracción. Principalmente, los depósitos de ella son muy pocos a diferencia de otras piedras preciosas, lo que dificulta tener suficiente oferta para el mercado.

Cómo segunda variable, está la extracción manual en minas de cobre y por causa de la extrema fragilidad de la piedra para lograr su adquisición. Aunque la roca no es un producto final, se convirtió en un derivado de ellas que requiere operaciones delicadas para evitar la pérdida de su valor.

Métodos para comprobar autenticidad

Al momento de extraer el material de las minas, podrán conseguirse con diversos matices y combinaciones. Es difícil cómo saber si una piedra turquesa es original ya que estos pequeños detalles son los que aprovechan los falsificadores para fomentar a la venta ilícita de imitaciones en el mercado. Aunque difícil, no imposible ¡Toma nota!

¿Buen color? Usa alcohol

El alcohol es uno de los abrasivos utilizados por excelencia si deseas conocer si una piedra turquesa es genuina o una simple imitación. Resulta que para los coleccionistas las rocas entre mayor sea su tonalidad, estarán dispuestos a pagar un extra o adicional por ellas.

Bajo este indicador, muchos estafadores han optado por teñir o incluso imprimir sobre rocas patrones similares a los de la piedra turquesa, pero que cómo infalible química, al ser expuesta la tinta al alcohol, desteñirá y dejará ver la realidad del material.

Un verdadero fragmento de turquesa jamás se dañaría o sufriría por encontrarse con este elemento, así que no sientas culpa. Estás salvando a alguien más de un estafador. En caso contrario sólo estarías purificando su corteza.

Matriz o telaraña

La verdadera piedra turquesa ha sido extraída de minas de cobre, apegadas a montañas por lo que su estructura externa consta de parte de ambas. Es decir, que sus patrones corresponden al segmento rocoso dónde fue extraído y jamás podrían ser parejo, igual o similares unas con otras ya que la naturaleza en este caso no guarda patrones, ni en los copos de nieve.

Esta es una forma muy sencilla de cómo saber si una piedra turquesa es original ya que la mayoría de los falsificadores, tienden a crear formaciones perfectas y simétricas de las venas o telarañas en una pieza en todos sus lados, si esto puedes verlo inmediatamente puedes saber que es una falsificación.

Brillo de seda o encerado

Cómo lo mencionamos entre sus propiedades, la piedra turquesa usualmente no presenta un brillo satinado cómo si se le recubriera de un barniz brillante, al contrario. Aunque es una piedra pulida su brillo es excepcionalmente natural y raramente puede ser imitado, ya que parece un encerado o capa mate sobre su corteza, sólo este detalle aumenta el valor de ella.

Zurcos porosos

Este fosfato tiene una particularidad entre sus telarañas y contextura. La mayoría de las imitaciones que presentan dichos patrones suelen sentirse lisas y brillantes, pero en su estado natural, la verdadera piedra turquesa durante su formación en rocas crea unos pliegues en los que se esconden estás matrices y el tono de estos es más similar al cobre u oro en polvo o poroso.

Otro detalle muy importante es que algunos falsificadores para mantener el estándar de sus trabajos suelen hacerlo sobre otras piedras, cómo lo es el caso Howlita y la Crisocola.

En el primer caso su tono no es turquesa que brinda un suave verdoso, sino más azulado, mientras que en el segundo es lo contrario, excede el verde de la coloración y sus áreas porosas tienden a ser blancas y no cromadas.

Las falsificaciones son demasiadas, recuerda que no depende del color únicamente. Las tramas en sus venas, la porosidad, el brillo encerado y fragilidad además de su parecido muy inusual con una macilla de cobre y piedra en algunos matices dependiendo del grado, lo que hace que esta roca de difícil adquisición sea tomada cómo una de las más preciosas del mundo de la joyería.

Esperamos que ahora tengas cómo saber si una piedra turquesa es original y no seas víctima o al menos un comprador compulsivo. Tomate tu tiempo para descubrir si estas propiedades se encuentran en tu mano, recuerda el alcohol también es tu amigo en ello. ¡Éxito en tu compra!

ARTÍCULOS DE INTERÉS
Ir arriba