¿Cómo saber si un cuadro es verdadero o falso?

Un cuadro es verdadero

Un cuadro o pintura debería ser único para que pueda ingresar al mercado del arte, en caso de no ser único sería algo totalmente extraño. Sin embargo, los cuadros falsos en cualquier época no escapan de esta situación.

Algunas obras encontradas en el mercado de la pintura antigua están fundamentadas en obras que carecen de fechas, firmas y hasta la identificación entonces, se origina una extensa investigación documental para determinar a quién le pertenece.

Tabla de Contenidos

¿Cómo determinar si un cuadro es verdadero o falso?

Una obra de arte conocida también como cuadro se considera original cuando no es derivada de otras obras ni es alguna copia. Simplemente su origen estará marcado por la forma y estructura de su propio autor.

Una forma muy empleada y tradicional es rasgar la pintura y mediante un microscopio analizarla permitiendo descubrir con la ayuda de una base de datos si la composición es la utilizada por el artista.

Aunque, existe un programa estadístico de la Universidad de Dartmouth de Estados Unidos que permite reconocer el estilo del pintor.

También hay la probabilidad de contratar a un perito experto que se encargue de realizar toda la pesquisa necesaria y aparte de dar una valoración económica de la obra en cuestión, también pueda conformar un expediente de la originalidad de la obra en un momento determinado.

¿En qué debo fijarme para comprobar que una obra es verdadera?

En realidad, si algo te gusta siempre lo vas a perseguir y además buscarás lo bueno. Generalmente, el motivo que impulsa a comprar una obra de arte es la afinidad estética que está inmersa en ella.

Aunque, también está el inversionista que adquiere el arte como un activo que fluctúa en el mercado comercial. Mientras que el coleccionista apasionado lo motiva una inexpresable e imperiosa carencia de envolverse de un lenguaje visual que sobrepase su existencia.

En este mismo orden de ideas, deben ser tomadas en primer lugar la sensibilidad y el respeto por aquellas obras al igual que por sus autores, esos factores nos invitan a verificar dentro de sus límites su posible legitimidad.

Más allá de todo esto, el respeto por la práctica del artista y su obra motiva a recurrir a espacios o galerías donde adquirir obras legítimas y autorizadas.

¿Quién puede identificar que una obra es verdadera?

Sin duda, quien puede reconocer si una obra es falsa o no, es su propio autor y en algunas circunstancias la galería que el artista lo haya autorizado legalmente para que lo represente al igual que a su obra.

Después que el artista haya fallecido salvo que los dueños de determinadas obras conserven los documentos que certifiquen el origen de la compra de tales obras, ya sea por factores como herencia, adquisición venta o regalos del artista.

Sin embargo, también se puede tomar como válida la autenticación ejecutada por familiares directos del autor y en algunas ocasiones la autenticación por la experticia elaborada por un perito.

Vale resaltar que esta experticia debe ser llevada a cabo por alguien que tenga grandes conocimientos del autor y su producción; igualmente capacitados para tener en consideración aspectos de estilos, técnica, materiales que determine la originalidad o no de la obra.

Herramientas para reconocer que una obra es verdadera

Verificar que una obra artística es original suele ser un tema bastante complicado por la cantidad de factores internos que la obra tiene y que deben ser analizados para conocer su resultado final.

Para ellos existen ciertas disciplinas científicas que validan el estudio de esta legitimación, éstas pueden ser.

Es factible analizar químicamente en un laboratorio los sustratos de los materiales con la que se elaboró la obra de arte.

El registro con luz infrarroja, al igual que la toma de placas de rayos X de igual manera la indispensable exploración física por un especialista en conservación de bienes muebles que tiene la capacidad de establecer los materiales contenidos y el grado de deterioro.

Por otra parte, la exploración en el archivo personal del autor o en lugares públicos o privados relacionados, facilita al investigador justificar la validez de obras, bien porque el artista la nombró en algunas redes sociales o en un inventario o incluso si existe una fotografía archivada en el estudio del artista.

Reconocer si una obra de arte es auténtica o falsa no es una tarea muy fácil, es cosa de expertos porque a simple vista no resaltan las diferencias entre un cuadro verdadero y otro falso.

Solo esperamos que con la información comentada anteriormente estés en capacidad de reconocer esas diferencias y evitar ser engañado.

¡No es sencillo determinar la originalidad de una obra, pero jamás imposible!

ARTÍCULOS DE INTERÉS
Ir arriba